Amon Amarth – Powerwolf – Azeroth en El Teatro Flores

Escrito por el marzo 10, 2020

Hordas vikingas en Argentina Cuando uno habla de hordas, habla de manada, habla de mucha gente y eso fue lo que pasó el martes pasado en el Teatro Flores. Muchísimos metaleros fueron desde temprano a disfrutar de un evento sin precedentes, Amon Amarth, Powerwolf y Azeroth juntos. Desde el comienzo la gente supo que ésta era una fecha especial y apoyaron a la banda local. Azeroth tuvo su rol de soporte, rol que le queda chico, pero dado la magnitud de las visitas era su puesto en este carnaval. Un set corto y contundente, con mucho público que apoyó al crédito local, con una banda que eleva al metal nacional a lugares internacionales, con un power metal de altísimo nivel, basado en la potencia de la voz de Ignacio Rodríguez, la guitarra de Pablo Gamarra y las bases de Fernando Ricciardulli en Bajo, Daniel Esquivel en Batería y el extravagante Leonardo Miceli en Teclados. Con una demora de aproximadamente media hora, y con Mr Crowley de fondo, Powerwolf llega al escenario y, grata sorpresa, la gente estaba expectante de lo que los teutones realizaran en el escenario. Una escenografía espectacular, con el lobo hambriento de fondo, devorando a una inmensidad de público que disfrutaba del show. Fire and Forgive y Army of the Night fueran las canciones para abrir la noche. Antes de la siguiente canción Attila sacó un incensario al escenario y empezó a agitarlo, así que la siguiente no podía ser otra que “Incense & Iron”, también del último trabajo de la banda. Siguieron los temas y llegó el momento de “Demons Are a Girl’s Best Friend” en donde Attila y Falk Maria nos enseñan a corear el estribillo de la canción. Toda la onda de los alemanes sumado al público, era obvio que nada podía salir mal. Para el final quedaron “Werewolves of Armenia” y “We Drink Your Blood” que desataron la locura del Teatro Flores. Con muchísimo público y cerca de las 21:30 , se escucha de fondo “Run to the Hills” de Iron Maiden, se apaga la luz y Amon Amarth comenzó el ritual vikingo con un himno de la banda: “The Pursuit of Vikings”, demostrando así, el tenor del show que venía. Comandados por Johan Heggs clásicos como “Runes to my Memory”, “The Way of Vikings”, “Asator”, “Guardians of Asgaard” se fueron desarrollando a lo largo de todo el show. Cabe destacar también, que Amon Amarth llegó con su nuevo baterista, el chileno Jocke Wallgren, que se encargó de dar los blast beats con el doble bombo como tambor de guerra. Ya para el final de la noche, “Raise your horns”, en donde Heggs brindó con un cuerno lleno de cerveza al grito de ‘¡skol!’ y luego la despedida con “Twilight of the Thunder God”, momento épico de la noche, demostrando el poderío que tienen los suecos. En tiempo de coronavirus y suspensión de recitales, éste pudo ser talvez, el último espectáculo que vayamos a ver en mucho tiempo. Seguramente Odín metió manos en el asunto… Agradecemos a California Suns, HP Prensa, Juan Manuel PH: #Gonzalo Soutric


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Canción actual
Title

Ultimas canciones
Cargando ...